Guitarras

Santos Hernández

Santos Hernández (1874-1943) que junto a Antonio de Torres y Hermann Hauser I conforman el elenco de legendario de constructores que han escrito algunas de las páginas más gloriosas de la guitarra española.

Santos Hernández adquirió renombre y reputación mundial cuando se conoció que fue el constructor de la guitarra Manuel Ramirez de 1912, que fue propiedad de Andrés Segovia.

Santos Hernández es sin duda alguna uno de los más grandes luthiers españoles del Siglo XX. Este artesano madrileño, construyó también la guitarra de Regino Sáez de la Maza con la que el guitarrista burgalés estrenó  el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo en el Palau de la Música de Barcelona el 9 de noviembre de 1940.

En 1921, el luthier madrileño dejó de trabajar en la guitarrería de Manuel Ramírez y abrió su propio negocio en la calle de la Aduana, 27 de Madrid. Este taller fue el punto de encuentro del mundo de la guitarra madrileña en las décadas de los veinte y treinta a través de una tertulia a la que asistieron muchos guitarristas clásicos como Miguel Llobet, Andrés Segovia o Daniel Fortea, y guitarristas flamencos como Ramón Montoya, Sabicas o Luis Molina, así como múltiples aficionados y músicos.